pauli

El Ché Guevera de la sostenibilidad

Artículo escrito por María José Branchi para Damasco Sustentabilidad.

El Huffington Post lo llama el Steve Jobs de la sostenibilidad pero él se llama a sí mismo el Che Guevara de la Sostenibilidad. ¿Por qué? Él mismo responde que porque es rebelde, porque dice las cosas no para complacer a alguien sino porque cree que tiene que decirlas.

Gunter Pauli, de origen belga, estuvo recientemente en Argentina, más precisamente en septiembre invitado por Sustainbable Brands Buenos Aires 2016 para abrir la primera jornada de plenarias con su charla “Cambiando las reglas del juego”, y justamente por esto el evento empezó bien arriba, bien potente, generando polémica e incomodidad, y a la vez inspirándonos por las oportunidades que puso sobre el escenario.

¿Por qué es famoso Gunter Pauli y a la vez la pesadilla de grandes empresas multinacionales? Uno de los tempranos motivos es que desafió a estas grandes multinacionales y sus mercados cuando allá por el año 1991, cuenta Gunter, tomó una empresa en la quiebra y la transformó en la fábrica más ecológica y sostenible de la tierra y además, tan competitiva que se apropió de considerables porciones de mercado de sus competidores no tan sostenibles. Por aquellos años el término desarrollo sostenible o el concepto de sustentabilidad ni siquiera era pronunciado o tenido en cuenta en el ámbito empresarial.

¿Quién inventó una economía donde lo malo es barato y lo bueno es costoso se pregunta Gunter? Y continúa alegando que el desarrollo del cerebro resulta de experiencias emocionales, pero nuestro cerebro humano se está achicando, es un problema humano de hoy en día. Tenemos que repensar cuál es la emoción que ponemos en nuestra vida. “¿No podemos ser un poco más humanos en lugar de seguir con la obsesión de siempre producir más de lo mismo a un costo menor? ¿No podemos utilizar lo que nos regala la naturaleza para producir en lugar de explotar de manera irracional los recursos limitados de nuestro planeta?”. Y la respuesta evidente parece ser que NO. ¿Por qué? Porque hay intereses comerciales brutales detrás dice sin pelos en la lengua.

Gunter Pauli es el creador de la Blue Economy o Economía Azul que promueve la innovación, la competitividad, la generación de empleos y de valor agregado con la premisa de que lo bueno debería ser barato y lo necesario debería ser GRATIS. Un sistema cuyos modelos de negocio producen cero emisiones y generan desarrollo social trabajando solamente con lo que se encuentra disponible de manera local y generando capital social.

Video explicativo de la economía azul → https://www.youtube.com/watch?v=wUTt-mrT5VQ

“Está la sustentabilidad y todo el resto es greenwash, tenemos que decirlo como es” dice este rebelde y sigue abriendo la polémica cuando declara que mucho de lo que hoy se llama sostenible en realidad puede que sea biodegradable pero no sostenible de verdad. Lo que es biodegradable no necesariamente es sostenible. E inmediatamente sentencia que los seres humanos tenemos que imponernos normas que tengan a la ética como fondo, que nosotros en nuestra sociedad tenemos una doble moral y es algo que no podemos tolerar más ni transferir a nuestros niños porque nuestras futuras generaciones van a criticarnos por haber sido tan tolerantes al respecto.

Uno de nuestros grandes problemas es que nos enfocamos solamente en nuestro propio negocio, pero tenemos que pensar en el sistema completo de la sociedad. Hay que reprogramar el cerebro, recuperar lo que existe, generar valor agregado dice Gunter y pone como ejemplo a los cardos, plantas que abundan en los campos a la que nosotros llamamos maleza, pero de la que existe la posibilidad de generar 6 subproductos o materias primas diferentes.

¿Quién podría pensar que podemos producir gas metano a partir de las aguas negras + los desechos orgánicos?

¿Quién podría pensar que los rellenos sanitarios que hoy cuestan dinero pueden generar ingresos y trabajo, reducir impuestos y generar agua caliente?

¿A quién le entra en la mente que una plantación de cítricos puede ser tan competitiva y capaz de generar 8 modelos de negocio diferentes? Son ejemplos que sorprenden pero que son reales, ya se están haciendo.

Tenemos que tener una libertad de pensar fuera de la caja. La educación de hoy mata la creatividad y mata la fantasía. Tenemos una desconexión total de lo que aprendemos y lo que necesitamos. Pero la sabiduría de todo ya existe. Tenemos que trabajar con lo que tenemos. Hay que mirar donde nadie está mirando y buscar soluciones creativas, pragmáticas, baratas, que cambien las reglas del juego.

La sostenibilidad es la capacidad de responder a las necesidades básicas de todos con lo que tenemos a disposición. Agua, alimento, vivienda, energía, salud, trabajo, educación, ética, bienestar. La naturaleza funciona con lo que está localmente disponible. Si queremos un mundo sostenible tenemos que imponernos el volver a una lógica simple emulando a la naturaleza.

La economía azul busca la creatividad del ser humano para poder regenerar y corregir los errores que hemos cometido. El criterio es hacer lo mejor posible, no la perfección, pero para eso hay que redefinir las prioridades.

Como propone el Che, la filosofía no es estar en contra de algo sino a favor de lo mejor, es escoger lo mejor posible, y lo mejor posible es algo que sea permanente, que no se agote y que permita convertir costos en ingresos.

Esto es el negocio del futuro. Así tenemos que pensar. Esto es lo que hay que enseñar en los MBA (Master Business Administration). Así es como funciona el sistema del desarrollo sostenible: generar mucho más (como lo hace la naturaleza) y nunca hacer algo por una sola razón, sino hacer todo siempre para servir a todos. Así funciona el ecosistema, así debería funcionar nuestro sistema social. Hay que inspirarse en las soluciones que ya están funcionando.

A esta altura reflexiono y me pregunto por qué Gunter Pauli representa una figura tan amenazante y hostil, y enseguida me surge una posible respuesta y es que al menos en Argentina, país del tercer mundo en vías de desarrollo, no tenemos tiempo para estar pensando en sustentabilidad porque la inestabilidad económica que venimos arrastrando hace decenas de años no nos permite pensar a largo plazo, vivimos perseguidos por la inmediatez y las urgencias. Si se pone en jaque a nuestros modelos de negocio actuales, se pone en jaque a nuestro ingreso vital.

Pero una vez más Gunter Pauli insiste en que tenemos que tener la ética de corregir los errores del pasado. No podemos cambiar el pasado pero si podemos crear el futuro. Las oportunidades están y tal vez una manera de empezar, es estar cada vez más atentos a estas oportunidades y empezar a incorporarlas de a poco a nuestros modelos empresariales actuales.

Y sobre todo me quedo con lo más potente que escuché de Gunter, y es que tenemos que inspirar a nuestros niños y a nuestros jóvenes. ¿Y qué está haciendo él al respecto? Ya tiene un acuerdo con China para distribuir de manera gratuita 365 fábulas con 365 nuevos modelos de negocio innovadores y sostenibles. Para los niños. Porque un país que no inspira a sus niños no tiene futuro.

Este nuevo paradigma ofrece una lógica de pensar y de hacer negocios que sorprende incluso a los economistas más puros y duros sostiene este Che Guevara del siglo XXI. Y nos emociona para bien, expandiendo nuestro cerebro y nuestras posibilidades.

Se trata de una utopía que se hace realidad y crea una nueva utopía. Y parafraseando a Eduardo Galeano, ¿para qué sirve la utopía? Está en el horizonte y sirve para caminar.

Apenas estamos empezando.

Charla de Gunter Pauli en Sustainable Brands Buenos Aires 2016 → https://www.youtube.com/watch?v=AkVdigAIO7A

 

 

 

 

Escribí un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *